Cúrcuma

La cúrcuma es miembro de la familia del jengibre. La cúrcuma fresca se vende en trocitos de raíz, y su carne es de un naranja intenso. Aunque la versión molida es buena sustituta, no hay nada como utilizar la versión fresca si la puedes encontrar. La puedes congelar, nada más comprarla. Ten mucho cuidado al usar esta especia, porque su color natural, el amarillo vivo, es difícil de eliminar.

Fresca, tiene un sabor ligeramente amargo y terroso. La solemos utilizar en polvo, sobre todo por su color y efectos saludables. No aporta mucho sabor, y solo necesitamos una poquito. Si añades demasiado, tu plato será amargo.

Beneficios

La cúrcuma es antioxidante, antiséptica, antiparasitaria, e impulsa el sistema inmunitario. Es un poderoso antiinflamatorio y combate la artritis o problemas en las articulaciones.

Se utiliza para dolores de cabeza, bronquitis, resfriados e infecciones pulmonares. Estudios demuestran que también ayuda a combatir el cáncer, problemas de riñón, e incluso el Alzheimer! Realmente es una super especia!

Algunas maneras de utilizar la cúrcuma

Haz una pasta con la cúrcuma, añadiéndole agua, miel o yogur, y usa como un exfoliante que calma las inflamaciones y combate el acné. Aplica en heridas para acelerar su curación. Úsala para hacerte una infusión calmante.

Delicioso en platos indios, verduras asadas, salsas y sopas, incluso simplemente para añadir un toque de color soleado y natural! Si la usas en polvo, guárdala en envase hermético, en un lugar oscuro y fresco, así te durará hasta un año.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.